Seguros de hogar: todo lo que debes saber antes de mudarte a un piso compartido

Muchas veces se da la circunstancia de que, a la hora de elegir cómo continuar nuestros estudios, hemos de tomar la decisión de salir de casa y cambiar de pueblo o ciudad. En este momento siempre nos encontramos con la duda: ¿voy a vivir a una residencia o me mudo a un piso compartido?

Es bien sabido que el piso de estudiantes es una buena solución para todos aquellos y todas aquellas que no pueden o quieren destinar una cantidad económica muy elevada cada mes a vivir solos, de esta manera se reparten los gastos de alquiler y suministros (luz, gas, agua e internet). En lo que nunca pensamos cuando nos trasladamos a un piso de alquiler es en el seguro de hogar, quizá porque la propiedad pertenece a otra persona, pero debería ser una de nuestras primeras preocupaciones por los siguientes motivos:

En primer lugar, necesitamos saber si el propietario del inmueble dispone de un seguro del piso que dé cobertura del continente, es decir, de elementos fijos del piso, responsabilidad civil frente a terceros, daños por fugas de agua, daños eléctricos… A diferencia de los seguros de vehículos, el seguro de hogar no es obligatorio por ley. Por lo tanto, nos podemos encontrar que el piso que tenemos alquilado no dispone de seguro por parte del propietario.

Por otra parte, si se da el caso de que el propietario sí tiene contratado un seguro de hogar, este, con toda seguridad, no cubrirá nuestras posesiones, como pueden ser ropa, ordenadores, tabletas, teléfonos, televisores, muebles, electrodomésticos… Por lo tanto, sería bueno tenerlas aseguradas por las diferentes contingencias.

Si pensamos en un siniestro de hogar, normalmente siempre nos viene a la cabeza el robo, sin embargo más del 60% de los siniestros declarados durante 2019 han sido relacionados con daños causados ​​por fugas de aguadaños eléctricosresponsabilidad civil frente a terceros y problemas con cristales.

Por todos estos motivos, recomendamos contratar siempre un seguro, aunque este sea de mínimos. Lo mejor es que nos dejemos asesorar por un especialista que valorará cada caso y nos propondrá la mejor cobertura. Además, actualmente los seguros del hogar nos ofrecen servicios adicionales que pueden resultar beneficiosos como mantenimiento de calderas (que tienen la costumbre de dejar de funcionar en invierno), servicio de manitas (por si no puedes montar aquel mueble tan bonito que has comprado, poner unas cortinas o colgar unos cuadros), defensa jurídicaasistencia informática

Para cualquier duda que pueda tener, los especialistas de Inspirit Mutua nos ponemos a tu disposición en el correo inspirit@mutua-enginyers.com.

No te pierdas estos otros artículos...