Conoce las mejores pistas de esquí de Cataluña

El invierno es la estación más fría y oscura de todas. Los días son cortos y el tiempo es inestable… A primera vista, el invierno nos presenta un panorama desolador y triste. Pero hay una cosa por la que esperamos la llegada de los meses de diciembre, enero y febrero: el inicio de la temporada de esquí.  

Subir a la montaña con la familia y los amigos, equipados con la gruesa ropa de esquí, las gafas con cristales espejados de colores, el casco, la bufanda y los guantes, los esquís, las tablas de snowboard. Recordar experiencias y anécdotas, desde las bajadas más trepidantes y arriesgadas a las caídas más absurdas. El frío y el viento, que nos acompañan, pero no nos molestan. Deslizarnos entre magníficas pistas, montañas y bosques. Revolcarnos en la nieve, subir al telesilla, parar a tomarnos una cerveza en el bar… y repetirlo todo el día siguiente. ¡No hay mejor plan! 

Cataluña, por la geografía que tiene, cuenta con muchísimas pistas de esquí de diferentes dimensiones, completamente equipadas y en situaciones inmejorables, cosa que, a veces, dificulta que escojamos donde queremos esquiar. Por eso, hemos seleccionado las mejores pistas para que no pierdas el tiempo mirando páginas y comparando.  

Baqueira Beret 

Baqueira Beret se encuentra situada en el Valle de Arán y es la pista más grande no solo de Cataluña, sino de toda España. Con 167 kilómetros esquiables y 2.610 metros de cota máxima, Baqueira tiene 112 pistas distribuidas según su dificultad: 6 verdes (fáciles), 43 azules (dificultad mediana), 46 rojas (difíciles) y 17 negras (expertos), además de una zona freeride. También hay locales de reparación alquiler de material y ropa, parques infantilesprofesorescafeterías, restaurantes… sin lugar a dudas, es una de las mejores pistas para disfrutar de unos días en la nieve intensos e inolvidables.  

Boí Taüll 

El Valle de Boí lo tiene todo: pequeños pueblos con encanto, iglesias románicas, buena comida y unas pistas de esquí inigualables. Aunque solo tiene 43 kilómetros esquiables, la estación de Boí Taüll cuenta con la cota más alta del Pirineo: 2.751 metros, en el Puig Falcó. Hay un total de 43 pistas de diferentes categorías, la gran mayoría de ellas rojas (20) y negras (14), así como una pista exclusiva de trineos y un snowpark con 5 zonas de diferentes niveles. También cuenta con más de 90 profesores de esquí, cafeterías restaurantesalojamientos, y los más pequeños podrán disfrutar jugando y haciendo actividades en el Jardín de Nieve. El skibus, que realiza el trayecto desde el resort hasta las pistas, está incluido en el precio del forfait. Además, si quieres grabar todos los momentos de la esquiada, pero te has olvidado la cámara en casa, puedes alquilar una cámara de fotografía o una GoPro con su servicio “Instanieve”.  

La Molina y la Masella 

Aunque son dos pistas separadas, están unidas bajo el dominio esquiable de Alp 2.500, ya que son prácticamente vecinas y sus cotas máximas son de 2.537 (La Molina) y 2.535 (La Masella). Las dos se encuentran situadas cerca del pueblo de Alp, en la comarca de la Cerdeña, y se puede llegar en coche, autobús o tren.  

La Molina es la estación más tradicional y conocida de Cataluña; el año pasado, de hecho, cumplió 75 años. Cuenta con 71 quilómetros esquiables repartidos entre 20 pistas verdes, 18 azules, 22 rojas y 7 negras; dos pistas para trineos, un circuito para segway, una pista tubbing y una pista adaptada para las personas con movilidad reducida. Además de los bares, restaurantes y cafeterías, zonas infantilestaquillasaparcamiento… 

La Masella, por otro lado, tiene 74 quilómetros esquiables con 9 pistas verdes, 24 azules, 22 rojas y 10 negras, así como un snowpark. El 80% de las pistas de La Masella son a través de los bosques, y acostumbran a organizar paseos nocturnos con esquís, dando lugar a experiencias únicas. Además, La Masella cuenta también con bares, servicio de alquilerprofesores… no le falta nada.  

Port Ainé 

La estación de esquí de Port Ainé se encuentra situada cerca del municipio de Rialp, en el Pallars Sobirà (Lérida) y debajo del Pico del Orri (2.440 metros). El 95% de sus pistas están orientadas al norte, hecho que provoca un microclima favorable en épocas de pocas nevadas, ya que conserva la nieve y su calidad.  

Aunque esta estación es más pequeña que las anteriores (cuenta con 26,7 quilómetros esquiables y 25 pistas de diferentes dificultades), es un entorno inmejorable para los aprendices, para ir a esquiar en familia o para hacer snowboard. Como curiosidad, su pista de snow fue una de las pioneras en el Pirineo. Sus servicios de hoteles, restaurantes, centros de actividades… se encuentran en la cota 2.000, con unas vistas espectaculares del paisaje.  

Las mejores pistas con la mejor cobertura 

Estas son las pistas catalanas que no puedes perderte si tienes ganas de nieve y de emociones fuertes. Si eres amante del esquí sabrás que es un deporte muy divertido, pero peligroso a veces.  

Si quieres asegurarte de que todo irá perfecto, puedes contratar la cobertura en deportes de riesgo que ofrece Inspirit Mutua. La tarjeta Inspirit Mutua incluye muchas prestaciones, como por ejemplo una cobertura de 1.500 euros en caso de accidente originado por deportes de aventura, teléfono con disponibilidad de 24 horas con todo tipo de información, desde información médica hasta consultas del estado de las pistas de esquí, o descuentos en el alquiler de vehículos, entre otros beneficios. No esperes más, ¡asegúrate y a disfrutar del invierno! 

También te puede interesar ...