Cómo elegir el mejor destino para tu beca Erasmus

Si estás dispuesto a emprender la aventura de las becas Erasmus y no sabes por qué destino decantarte, te proponemos algunos consejos para que no acabes arrepintiéndote de tu decisión

El coste de la vida
En primer lugar, infórmate de cuánto cuesta vivir en tu país de destino. Las becas Erasmus pueden llegar a alcanzar los 600 euros mensuales, con los que puedes vivir holgadamente en Polonia, pero no te llegará ni para pagar el alquiler en países como Noruega o Alemania. También has de calcular cuánto dinero vas a necesitar para alimentarte, vestirte, y (¿cómo no?), salir de fiesta.

La cultura
Existen casos en los que el choque cultural es tal, que algunos estudiantes Erasmus acaban abandonando por falta de adaptación. Estudiar previamente las costumbres y tradiciones del país de destino nos ahorrará sorpresas desagradables.

La elección de la universidad
La gran oferta de destinos Erasmus puede abrumarnos, pero no debemos olvidar que viajamos, no sólo para conocer otra cultura sino también para adquirir conocimientos. Elegir una buena universidad nos permitirá, además, aportar prestigio a nuestro currículum, por eso es bueno encontrar un centro que se adecúe a tus necesidades académicas y cuente con las instalaciones necesarias a tal efecto.

Pon a prueba tus capacidades idiomáticas
Si te defiendes con el inglés tu destino es un país con gran número de angloparlantes, con lo que ya tendrás medio camino hecho. En cambio, en muchos países del este es raro encontrar a alguien que domine esta lengua. Pero no te preocupes. Haz de la necesidad virtud y aprende algunas frases básicas en la lengua local antes de viajar. Y si eres de esas personas a las que aprender idiomas les cuesta una barbaridad, tampoco debes preocuparte. La mímica es una lengua universal.

La distancia no tiene por qué ser un problema
No fíes tu elección a una cuestión de cercanía física o idiomática. Analiza bien todos los condicionantes y actúa en consecuencia. Tampoco te dejes llevar por las primeras impresiones. Hay destinos poco conocidos pero muy acogedores y que ofrecen, a su vez, numerosas oportunidades para avanzar en tus estudios.

Disfruta de tu experiencia
No todo va a ser estudiar en el año que te vas a pasar en el extranjero. Conocerás un montón de gente, aprenderás un idioma y una cultura diferentes y añadirás a tu bagaje una serie de cualidades de las que antes no te creerías capaz. También tendrás tiempo para salir de fiesta, viajar a otros países y empaparte de otros modos de vida. Según un reciente estudio, un 97% de los estudiantes que han viajado y estudiado en el extranjero encuentran un trabajo en el año posterior a su graduación. Tómate tu beca Erasmus como un reto que te enriquecerá personal y profesionalmente. No te agobies si en los primeros días de tu aventura no consigues adaptarte. Busca ayuda, queda con estudiantes en tu misma situación, estrecha lazos de amistad con estudiantes locales y, sobre todo, mantente activo. Las becas Erasmus son oportunidades irrepetibles para ponerte a prueba y superar límites que creías imposibles.

También te puede interesar ...