Lo que parecía una moda de teenagers con afán de protagonismo en el panorama digital, se ha convertido ya en una profesión a la que muchos jóvenes están dispuestos a dedicar todos sus esfuerzos. Bloggers, Youtubers e InstagramersSon nuevos perfiles que han aparecido recientemente gracias al auge de  las redes sociales y que realmente no deberían sorprendernos tanto. A fin de cuentas, no dejan de ser la adaptación a la era digital de la moda o la evolución del periodismo gonzo.  Como señalan algunos estudios,  la mayoría de los jóvenes de entre 20 y 30 años trabajarán en empleos que hasta hace poco ni siquiera existían.

Pero a pesar de esta imagen de gente cool, escapadas continuas y vida fácil, detrás de estos perfiles hay trabajo. Mucho trabajo. Porque quien crea que para hacerse un hueco en YouTube basta con comprarse una webcam y ponerse a improvisar, está muy equivocado.

Detrás de estas profesiones en las que los mismos influencers están expuestos a todos y a todo, cabe preguntarse de qué forma están protegidos, o cómo pueden asegurar sus derechos o la propia intimidad, por contradictorio que parezca.

 

Daños y perjuicios

¿Qué pasa si un usuario denuncia un vídeo o una publicación en las redes sociales porque considera que le está dañando económicamente? Cuando esto ocurre, ese usuario es susceptible de reclamar dicho daño y, cuando menos, el responsable del video tendrá que defenderse.

En esencia, el seguro de un youtuber es un seguro muy clásico. Se trata del tradicional seguro de responsabilidad civil, que protege el daño económico producido a un tercero por nuestras acciones y que, consecuentemente, debemos reparar.

En el panorama actual, esta situación se puede complicar todavía más porque hay muchos youtubers que cuentan con una audiencia tan grande, que están cobrando del mismo canal de Youtube. La persona ofendida, además de reclamar,  puede argumentar que el presunto ofensor ha conseguido ganar dinero con su acción.

 

La evolución del seguro de RC en la era digital

Un seguro de responsabilidad civil para personajes influyentes puede no ser percibida como la solución adecuada por muchos particulares que ven en su actividad de comunicación algo inocente, sin riesgo. Pero lo inocente deja de serlo cuando alguien se siente vulnerado o sufre un daño moral.

Vivimos en una sociedad compleja y en evolución constante en la que, además, no se suelen tener conocimientos de derecho internacional, de derecho de imagen, propiedad intelectual o intromisión en la intimidad o del honor. Por ello, se hace necesario contar con algún tipo de cobertura en caso de desastre.

Lo que cubren la mayoría de los seguros de responsabilidad civil son situaciones clásicas que existían antes de internet o las redes sociales. Sin embargo, no debemos olvidar que este tipo de percances tienen características muy particulares que hay que tener en cuenta, y en las que cualquiera puede verse implicado.

 Ante esta situación emergente y que amenaza con expandirse, es importante planificar y medir todos nuestros actos, en especial los que hacemos públicos.

Bloggers, Youtubers e Instagramers: necesitáis un seguro de defensa jurídica y de responsabilidad civil, que os recordamos que suele estar incluido en el seguro de hogar.

Ya sabes, en Inspirit Mutua nos podemos de tu lado ofreciéndote lo que mejor sabemos hacer: asegurar tu tranquilidad.