Cómo crear una start up

Actualmente muchos profesionales jóvenes y no tan jóvenes se están lanzando a la aventura de crear su propia start up. Pero, ¿qué es exactamente una start up? Una start up es una empresa de nueva creación con un componente tecnológico, digital e innovador. La primera pregunta que se plantea un emprendedor es cómo crear una start up de éxito. A continuación, vamos a explicar los principales puntos necesarios en el proceso de la creación de este tipo de nueva empresa.

1. Pon a prueba tus ideas constantemente y sé muy crítico con tu start up. Valida tus ideas con personas que realmente van a comprar tu producto o servicio.
2. Mantén un ojo puesto en el mercado. Conocer bien las tendencias, lo que hace la competencia y todos los cambios tecnológicos que estamos viviendo es imprescindible para evitar errores y poder adaptar nuestra estrategia empresarial a los constantes cambios del mercado.
3. Vigila las finanzas de tu start up. Los flujos de caja son uno de los principales quebraderos de cabeza de las start up. Desarrolla y sigue fielmente cuadros de mando de la evolución de los números de tu start up para anticiparte a problemas financieros y realizar un estricto seguimiento del cumplimiento de la planificación.
4. Contrata a los profesionales más adecuados y que reúnan el perfil que requieren los objetivos, misión, valores y filosofía de tu start up.
5. Céntrate en conseguir los objetivos de la start up y en que alcance la rentabilidad que garantice su supervivencia.
6. Recuerda que, hay muchas razones por las que un producto o servicio tiene éxito. Lo más importante es responder a necesidades reales de los clientes.
7. Fomenta un entorno de colaboración. Comparte ideas y colabora con otras empresas.
8. No tengas miedo de ser diferente. La diferenciación de una start up forma parte del ADN de las nuevas empresas.

En el proceso de creación de una start up es fundamental redactar un plan de negocio. Un plan de empresa o de negocio nos ayudará no solo a aterrizar la idea o a planificar los primeros meses de la empresa, sino que nos guiará sobre los aspectos más financieros y operativos de la misma. Algunas de las principales cuestiones que nos plantearemos a la hora de redactar el plan de empresa son:

¿Cuál es el objetivo, misión, valores y filosofía de la empresa?
¿Quién formará el equipo de personas necesario para conseguir el objetivo de la empresa?
¿Cuál es la necesidad que cubre el producto o servicio de la empresa?
¿Cómo será fijado el precio del producto o servicio?
¿Cuál es el tamaño del mercado al que nos dirigimos?
¿Existe suficiente mercado para este producto?
¿Cuál será el coste de producción del producto o servicio?
¿Qué inversión inicial necesitará para arrancar la empresa?

Además, un buen plan de empresa tiene que dar respuesta a estas preguntas:

¿Cuánto tiempo se necesita para que la empresa alcance el punto de equilibrio?
¿Será necesario adquirir licencias de patentes o de propiedad intelectual para desarrollar la actividad de la empresa?
¿Quién es el cliente objetivo?
¿Cuáles serán las fuentes de financiación de la empresa, incluidas las que cubrirán los flujos de caja?
¿Cuáles son los principales canales de distribución de los productos o servicios?
¿Cuáles son las proyecciones de ingresos anuales para los próximos tres años?
¿Cuáles son las proyecciones de costes anuales para los próximos tres años?
¿Cuáles son las proyecciones de beneficios anuales para los próximos tres años?

Además de las cuestiones a plantearnos, el siguiente paso es completar las principales secciones del plan de negocio de la empresa, que son:
1. El Equipo.
2. El Problema que soluciona la empresa.
3. El Producto o servicio.
4. El Mercado.
5. Su Modelo financiero.

Actualmente, tanto en el desarrollo del plan de negocio como en el apoyo durante los primeros años de la start up podemos contar con distintas organizaciones y empresas:

– Administraciones públicas. Cada vez más ayuntamientos tienen un área de emprendedores y jóvenes empresarios que les ofrecen asesoramiento en el lanzamiento de la empresa y les informan sobre las ayudas locales, autonómicas y estatales.

– Eventos de emprendedores. Seminarios, charlas, ferias y todo tipo de eventos destinados a emprendedores son un lugar perfecto no solo para conseguir contactos comerciales sino también para aprender temas de actualidad de interés para nuestra empresa y conocer las tendencias y retos de las start ups.

– Incubadoras de empresas, aceleradoras y lanzaderas de empresas. Son organizaciones que a cambio de una participación en la sociedad de la start up ayudan a crear, desarrollar y crecer un proyecto empresarial.

– Mentores, asesores y ángeles inversores. La figura del asesor, mentor o ángel inversor (business angel) es muy habitual en las nuevas empresas tecnológicas. Su papel es el de facilitador, guía y consultor para jóvenes emprendedores.

La aventura de crear una start up es un largo viaje lleno de retos y dificultades, pero también repleto de satisfacciones y experiencias vitales para cualquier profesional con interés por aprender y por desarrollar su carrera profesional en el ámbito empresarial.

También te puede interesar ...

Ingenieros Emprendedores

El emprendimiento es un camino que resulta cada vez más atractivo para los profesionales de la ingeniería. Por esta razón, el Colegio Oficial de Ingenieros